Diabetes y obesidad: una peligrosa asociación que puede ser controlada mediante cirugía

La diabetetes tipo 2 es una grave enfermedad que padece un alto número de personas conobesidad severa. Sin embargo, el 78,1% de los obesos que se someten a la cirugía metabólica logran controlarla, por lo que esta herramienta de remisión es cada vez más utilizada en nuestro país y en el mundo.

La obesidad es hoy una de las grandes preocupaciones que enfrenta la salud pública, ya que a ella se relacionan enfermedades provocadas o agravadas por el exceso de peso, como la temida diabetes tipo 2.

Como muestra de los resgos de esta peligrosa asociación, una mujer con Índice de Masa Corporal (IMC) de 35 a 40 (obesidad severa), incrementa 93 veces el riesgo dedesarrollar diabetes tipo 2, mientras que en el caso del hombre esta posibilidad se ve aumentada en 42 veces.

Ante esta situación, la cirugía metabólica surge como una alternativa terapéutica válida para pacientes que no hayan logrado un control adecuado de su enfermedad a través de tratamientos tradicionales.

"Este tema fue controversial en un principio. Era difícilmente aceptable instalar un tratamiento quirúrgico para el abordaje de una enfermedad médica. Pero a medida que se fue profundizando en el estudio y analizando los resultados de un gran número de publicaciones científicas, esto fue ganando espacio dentro de las alternativas terapéuticas para la diabetes tipo 2 asociada a la obesidad", explica el doctor Federico Moser, director del "Equipo de Cirugía de la Obesidad Severa" (ECOS).

Según datos aportados por el especialista, la cirugía metabólica logra controlar la diabetes en casi el 80 por ciento de los casos. Y la cifra se eleva a cerca del 90 por ciento si hablamos del universo de pacientes operados que logran distintos grados de mejoría.

Un nuevo enfoque

La cirugía metabólica es una subespecialidad quirúrgica nacida en los últimos años que surge de la clásica cirugía bariátrica (cirugía de la obesidad). De esta última, son reconocidos los resultados en el tratamiento de la obesidad y de su implicancia en la diabetes, pero en el caso de la cirugía metabólica la reversión de la diabetes tipo 2 pasa a ser el objetivo primordial.

"El éxito mundial de este nuevo enfoque, sumado a la aparición de nuevas técnicas quirúrgicas y abordajes menos invasivos (laparoscopía) que redundaron en una baja en la mortalidad, llevó a que cada vez más personas con obesidad acudan a la consulta médica poniendo su problema de obesidad muchas veces en un segundo plano y buscando, fundamentalmente, revertir la diabetes y prevenir las graves consecuencias físicas que ella acarrea", señala Moser.

¿Y cómo funciona este tratamiento quirúrgico? Al margen de producir ciertas alteraciones físicas en el tamaño del estómago y en el funcionamiento del sistema digestivo, la cirugía metabólica actúa a nivel hormonal. "En paralelo al descenso de peso, la intervención que se realiza actúa sobre una serie de hormonas llamadas incretinas. Esto repercute en una notoria mejora en los niveles de glucemia en sangre a los pocos días de realizada la cirugía, y aún antes de que la pérdida de peso sea significativa", explica Moser.

¿Qué se puede prevenir?

Si no se controla correctamente, la diabetes es una enfermedad con muchas implicancias a nivel arterial, que incrementa el riesgo de padecer enfermedades graves como ceguera, insuficiencia renal, enfermedades cardíacas y ACV, entre otras dolencias. Por ello es trascendental un tratamiento efectivo que logre controlar esta afección o bien evaluar la opción quirúrgica en los estadíos iniciales, ya que va evolucionando en el tiempo.

"Nos sorprende el incremento en la cantidad de pacientes que se presentan a diario en nuestros consultorios esgrimiendo el problema de la diabetes antes que el de la obesidad como factor determinante para operarse. Vienen diciendo ¨estoy obeso pero no me preocupa la estética o que me miren sino que me acaban de diagnosticar diabetes¨. Esto es un duro golpe, sobre todo para aquellos que tienen antecedentes familiares y que saben cuál es el escenario que se les viene", asegura Moser.

¿Es posible predecir su éxito?

¿Cómo podemos saber si al someternos a esta cirugía tendremos chances de remisión de la diabetes? Para ello existen "factores predictivos".

Uno de los factores determinantes para el éxito de la intervención es el tiempo de evolución de la enfermedad. De acuerdo al doctor Moser, "en general se toman como punto de corte los pacientes que tienen hasta 2 o 3 años desde el diagnóstico de la enfermedad, pero esto no quita que pacientes con 10 años de diabetes puedan revertirla. Esto es variable porque depende mucho del grado de agotamiento del páncreas".

"Otro factor predictivo de éxito es la gravedad de la enfermedad, es decir, cuán difícil viene siendo su control. Si el paciente recibe medicación oral con resultados positivos, por ejemplo, tenemos altísimas chances de que la cirugía pueda controlar la diabetes, a diferencia de los casos en los que ya hay requerimiento de insulina, y más aún si es en altas dosis. No obstante, el paciente se beneficiaría mucho si luego de la cirugía logra un buen control con medicación oral y puede dejar de utilizar insulina", concluye Moser.