El Proceso

Un paciente que ha padecido Obesidad durante años, una vez que toma la decisión, está ansioso por operarse. Sin embargo, no hay que apresurarse.

El tratamiento quirúrgico de la Obesidad es un proceso y como tal, es necesario cumplir una serie de etapas. Esto garantizará tanto el éxito de la cirugía, como la posibilidad de sostener los beneficios en el largo plazo.

En esta fase se evalúa si el paciente es un buen candidato para la cirugía y se lo prepara física y psíquicamente para llegar en las mejores condiciones a la intervención. 

Evaluación nutricional, clínica y psicológica.

  Se valora el estado nutricional: porcentaje de exceso de peso, índice de masa corporal, conductas alimenticias, etc.
Se indica una dieta y se trabaja en la mejora de los hábitos alimenticios, lo que contribuirá a cumplir una de las condiciones básicas para la cirugía: perder al menos un 10% del peso inicial.
  Se realiza una evaluación clínica general de la Obesidad y se determina la necesidad de realizar interconsultas. Esto permite valorar y manejar los riesgos quirúrgicos por enfermedades asociadas a la obesidad.
  Se determina si existen trastornos psicológicos o patologías psiquiátricas que deban ser tratados antes de la cirugía. Se brinda contención terapéutica en todas las etapas del tratamiento.

b) Estudios Prequirúrgicos

Una vez que se ha definido el procedimiento quirúrgico más adecuado, se realizan una serie de exámenes. Algunos de ellos son comunes a cualquier intervención y otros son específicos de la obesidad.

 Exámenes de sangre (Hemograma, Pruebas tiroideas y hepáticas, Test de coagulación, Examen de Orina, Evaluación de síndrome metabólico, Estudios de función renal)

  • Endoscopia Digestiva Alta
  • Tránsito esofagogastroduodenal
  • Ecografía Abdominal
  • Radiografía de tórax
  • Electrocardiograma y valoración cardiovascular.
  • Valoración neumonológica
  • Estudio de trastornos del sueño
  • Consulta con el deportólogo

 Luego de que estos estudios han sido evaluados por el equipo médico, es momento de concurrir a la consulta con el Anestesiólogo.

Ya acordada la fecha de la cirugía, el paciente debe firmar el consentimiento informado por el cual acuerda que conoce y acepta tanto los riesgos quirúrgicos, como sus responsabilidades luego de la cirugía.

Tiempo de internación:

En general, el paciente se interna el mismo día fijado para la cirugía, excepto que se le indique hacerlo antes (ej: personas diabéticas que utilizan insulina) y permanece en el hospital: una noche en el caso de la Banda Gástrica ó entre 3 y 5 días en el Bypass Gástrico y la Gastrectomía en Manga.

Recomendaciones para esta etapa:

Una vez efectuada la intervención, cuando el cirujano lo indique, el paciente deberá levantarse, caminar, realizar respiraciones profundas y toser, para prevenir complicaciones respiratorias o coágulos de sangre.

- El primer día después de la cirugía no podrá consumir nada por la boca, se le administrarán analgésicos e hidratación a través de un suero.

- De acuerdo con su evolución, se le permitirá ingerir líquidos en cantidad limitada, deben ser consumidos en sorbos pequeños y lentamente y luego, una dieta licuada (alimentos de consistencia blanda, casi líquida).

Desde el día 1º posterior a alta: Deberá mantener un contacto frecuente con el especialista en Nutrición, quien lo asistirá en la selección de alimentos, con el fin de probar la tolerancia y promover la adaptación a la nueva situación.

- Entre el 7º y el 10º día de operado: Deberá solicitar un turno para el primer control posquirúrgico con el cirujano. El mismo efectuará un examen general y de la cicatrización de las heridas quirúrgicas.

- Durante los primeros 3 meses: Deberá realizar una consulta por mes, con cada uno de los miembros del equipo.

Dentro del primer año de operado: Deberá realizar una consulta cada 2 meses, con cada uno de los miembros del equipo.

Recomendaciones para esta etapa:

Alimentación: 
Continuar con la dieta indicada por la nutricionista. No pruebe nuevos alimentos antes de ser indicados por el equipo profesional
- Cada porción alimentaria, es decir cada comida, debe ser de 100 cc o menos(1/2 taza aproximadamente). Luego se progresará de acuerdo a la tolerancia. 
Comer varias veces por día, no dejar pasar más de 2 horas sin ingerir alimentos
No comer en exceso, dejar de comer en el mismo momento en que comience a sentirse satisfecho.
- Ingerir cada comida lentamente, masticando bien cada bocado antes de tragar.No superar más de 30 minutos frente al plato de comida. 
- Tomar al menos 2 litros de líquido al día 
No tomar líquidos con las comidas y esperar treinta minutos a partir de entonces.
- Los líquidos entre las comidas son ilimitados pero recuerde de no tomar bebidas carbonatadas, alcohol, café o cualquier otra bebida con cafeína.

Ejercicio:
- Procure mantener una vida activa y retomar sus actividades cotidianas lo antes posible. 
- Camine por lo menos veinte minutos cada día. Si no tiene la resistencia suficiente comience con menos tiempo y aumente progresivamente hasta llegar a los veinte minutos diarios. 
- No se siente ni permanezca de pie por largos períodos de tiempo.
- Cuide sus heridas, que estén limpias y secas. 
- En caso de nauseas importantes, vómitos, dolor abdominal o fiebre comuníquese con nuestro equipo médico.
- Recuerde que muchos de los factores que gobiernan la ingesta de comida son a veces psicosociales por lo que es fundamental que recurra al apoyo psicológico de nuestro Programa.

Su consulta fue enviada correctamente!

Contactanos